Últimos comentarios

Busqueda

Cómo la rehabilitación respiratoria te ayuda a respirar mejor

Cómo la rehabilitación respiratoria te ayuda a respirar mejor

No cave duda que el ejercicio fisico, así como la rehabilitación en caso de problemas físicos, son actividades que mejoran no solo el estado de nuestro organismo sino nos ayudan también desde el punto de vista psicologico y social. Mantener un buon nivel de actividad fisica es sumamente importante a todas las edades para mantener nuestro bienestar.

Muchas personas cuando sufren de un enfermedad pulmonar cronica como la EPOC parecen olvidar este concepto fundamental y asumen un rol pasivo frente a la enfermedad. No hay nada de más equivocado y que pueda empeorar la situación que centrar la solución del problema en el simple uso de medicinas o oxígeno medicinal. Estos te ayudan a sentirte mejor y son necesarios pero no mejoran tu situación. Por este motivo hemos decidido hablaste en este articulo de la rehabilitación respiratoria, también conocida como rehabilitación pulmonar, y de cuanto pueda ser importante.

Concentradores de oxígeno

Indice

 

¿Qué es la rehabilitación respiratoria?

Rehabilitación pulmonar

 

La rehabilitación respiratoria es un programa amplio, que ayuda a mejorar el bienestar de las personas que tienen problemas respiratorios crónicos. Por ejemplo, la rehabilitación respiratoria puede beneficiar a personas con EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), sarcoidosis, fibrosis pulmonar idiopática o fibrosis quística. Las rehabilitación también pueden beneficiar a las personas que necesitan cirugía pulmonar, tanto antes como después de la cirugía.

Es importante aclarar que la rehabilitación pulmonar no reemplaza la terapia médica, sino se usa en conjunto con esta para obtener mejores y más duraderos resultados. Un programa de rehabilitación completo debería incluir:

  • Ejercicios de entrenamiento
  • Asesoramiento nutricional
  • Educación sobre tu enfermedad o condición pulmonar y cómo manejarla.
  • Estrategias de conservación de la energía.
  • Técnicas de respiración
  • Asesoramiento psicológico y / o apoyo grupal.

Los programas de rehabilitación pulmonar implican un compromiso a largo plazo entre el paciente y un equipo de atención médica que puede incluir médicos, enfermeras y especialistas. Algunos ejemplos de especialistas incluyen terapeutas respiratorios y físicos, dietistas o nutricionistas, psicólogos y asistentes sociales. A menudo estos programas de rehabilitación respiratoria se llevan a cabo de forma ambulatorial en estructuras como hospitales o clínicas, pero en algunos casos los pacientes también pueden recibir rehabilitación directamente en sus hogares.

Cuando inicias la rehabilitación, tu equipo de soporte creará un plan que se adapta a tus capacidades y necesidades. Probablemente deberás asistir a tus sesiones de rehabilitación respiratoria semanalmente, pero tu equipo también te pedirá que sigas el plan más alla de las sesiones, incluyendo ejercicios y cambios de estilo de vida, en casa.

Aunque en un inicio te pueda parecer algo bastante desafiante, considera que la rehabilitación respiratoria tiene muchos beneficios, puede mejorar tu capacidad para funcionar y tu calidad de vida. El programa también puede ayudarte a aliviar tus problemas respiratorios. Incluso si tienes una enfermedad pulmonar avanzada, puedes beneficiarse de la rehabilitación pulmonar.

 

¿Quién necesita rehabilitación pulmonar?

Médico rehabilitación

La realidad es que la mayoría de las personas hoy en día suelen respirar de forma erronea usando una limitada parte de su capacidad pulmonar, por esto todos seriamos aptos para recibir una buena dosis de rehabilitación respiratoria.

Dicho esto, los médicos suelen recomendar la rehabilitación respiratoria unicamente si tienes una enfermedad pulmonar crónica en curso o una afección que le dificulta la respiración y limita tus actividades.

Por ejemplos, puedes beneficiarse de la rehabilitación respiratoria si sufres de las siguientes patologías:

  • EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica). La EPOC incluye enfisema y bronquitis crónica. Los síntomas de la EPOC incluyen tos (tos seca o tos que expulsa flema o moco de las vías respiratorias), sibilancias, falta de aliento, opresión en el pecho y otros síntomas.
  • Una enfermedad pulmonar intersticial. Este tipo de enfermedad causa cicatrización del tejido pulmonar con el tiempo. Esto puede provocar tos, dificultad para respirar y otros síntomas. Los ejemplos de enfermedades pulmonares intersticiales incluyen sarcoidosis y fibrosis pulmonar idiopática.
  • Fibrosis quística (FQ). La FQ es una enfermedad hereditaria que causa una mucosidad espesa y pegajosa que se acumula en los pulmones y bloquea las vías respiratorias. La FQ puede causar tos y frecuentes infecciones respiratorias.

Tu médico también puede recomendar rehabilitación respiratoria antes y después de una cirugía de pulmón para ayudarte a prepararte y recuperarte de la cirugía. Por ejemplo, las personas que se someten a una cirugía por cáncer de pulmón o EPOC pueden beneficiarse de la rehabilitación.

La rehabilitación pulmonar también pueden ayudar a las personas que tienen trastornos de desgaste muscular que pueden afectar los músculos utilizados para respirar. Un ejemplo de este tipo de trastorno es la distrofia muscular.

Ten en cuenta que la rehabilitación respiratoria funciona mejor si la inicias cuando tu enfermedad se encuentra en una etapa moderada. Sin embargo, incluso las personas que tienen enfermedad pulmonar avanzada pueden beneficiarse de la rehabilitación.

 

¿Qué esperar antes de la rehabilitación pulmonar?

Cuando comiences la rehabilitación pulmonar (RP) por primera vez, el personal médico que se ocupará de ti querrá saber más sobre tu salud.

Por ejemplo, querrán saber qué tan bien puedes respirar y hacer ejercicio. Tendrás pruebas de función pulmonar para controlar tu respiración. Estas pruebas miden la cantidad de aire que puedes inhalar y exhalar, la rapidez con que puede respirar y la forma en que tus pulmones llevan oxígeno a la sangre.

Tu terapeuta  puede verificar tu habilidad para ejercitarte de varias maneras. Pueden medir la distancia que puedes caminar en 6 minutos (llamada prueba de caminata de 6 minutos). O bien, pueden pedirte que hagas ejercicio en una máquina para correr mientras miden tu nivel de oxígeno, presión arterial y frecuencia cardíaca.

El responsable de tu rehabilitación respiratoria también revisará la terapia médica para ver si se debe cambiar durante el programa de rehabilitación. Por ejemplo, es posible que debas comenzar a usar o aumentar el uso de broncodilatadores inhalados. Estos medicamentos pueden ayudarte a respirar mejor durante el ejercicio. También es posible que necesites oxigenoterapia durante la rehabilitación pulmonar, para ayudarte a aprovechar al máximo tu plan de ejercicios.

Además, el especialista puede medir tu peso y altura, preguntar sobre tu ingesta de alimentos y nutrición general, y recomendarte un análisis de sangre para evaluar la pérdida de masa muscular.

El programa de rehabilitación pulmonar no es solo fisico, sino se encarga de evaluar también tu salud mental. Si tienes ansiedad o estás muy deprimido, es posible que te remitan a un especialista que pueda tratar estos problemas.

 

¿Qué esperar durante la rehabilitación pulmonar?

Un programa de rehabilitación respiratoria puede estar constituido por varias parte, pero no es cierto que el tuyo las incluya por completo. A continuación te indicamos las más comunes, para que si sientes necesitar de alguna de ellas puedas conversarlo con tu terapeuta.

Ejercicio fisico

Todos los datos que los especialistas encargados de la rehabilitación recopilan al inicio de tu programa les ayudarán a crear un plan que se adapte a tus capacidades y necesidades. Ellos diseñarán el plan para mejorar tu resistencia y fuerza muscular, para que puedas realizar las actividades diarias con mayor facilidad.

El plan probablemente incluirá ejercicios para tus brazos y piernas. Puede usar una cinta de correr, una bicicleta estacionaria o pesas para hacer tus ejercicios.
Si no puede manejar largas sesiones de ejercicio, tu plan puede incluir varias sesiones cortas con descansos intermedios. Mientras haces ejercicio, el personal médico puede controlar tus niveles de oxígeno en la sangre con un dispositivo que está conectado a tu dedo.

Esta fase de actividad fisica constituye la base de la rehabilitación respiratoria y, probablemente, tendrás que hacer tus ejercicios al menos tres veces a la semana para obtener los mayores beneficios de ellos.

 

Asesoramiento nutricional

Rehabilitación nutrición

Los datos que el grupo de especialistas encargado recolecta cuando inicia el programa de rehabilitación te mostrarán si tiene sobrepeso o si sufres de obesidad. Ambas condiciones de peso excesivo pueden dificultar la respiración. En particular si tiene sobrepeso, la grasa alrededor de su cintura puede empujar contra tu diafragma (el músculo que te ayuda a respirar). Esto le dará a tus pulmones menos espacio para expandirse durante la respiración. Tu terapeuta puede recomendar un plan de alimentación saludable para ayudarte a perder peso.

También puedes tener problemas respiratorios si tienes bajo peso. Algunas personas que tienen enfermedades pulmonares crónicas tienen problemas en mantener el peso. Si pierdes demasiado peso, puedes perder masa muscular y esto puede debilitar los músculos utilizados para respirar. En este caso el especialista puede recomendar un plan de alimentación saludable para ayudarte a ganar peso. También puede darte suplementos de calorías y proteínas para ayudarte a evitar la pérdida de peso y la pérdida de masa muscular.

 

Formación

Parte de la rehabilitación respiratoria implica aprender sobre tu enfermedad o afección y cómo controlarla (incluso cómo evitar situaciones que empeoran los síntomas). Tus síntomas pueden empeorar si tienes una infección respiratoria o inhalas sustancias irritantes para los pulmones, como el humo del cigarrillo o la contaminación del aire. Tu terapeuta te enseñará la importancia de las vacunas y otras formas de prevenir infecciones. Si fumas, te ofrecerá un programa para ayudarte a dejar el cigarrillo.

Parte de la formación durante la rehabilitación es asegurarse de saber cuándo y cómo debes tomar tus medicamentos. Los encargados de la rehabilitación te enseñarán cómo usar inhaladores y nebulizadores si los necesitas para tomar tu medicamento. También te mostrarán cómo usar el oxígeno si está recibiendo oxigenoterapia. Podrían en este sentido sugerirte el uso de un concentrador de oxígeno portátil como el Inogen One G4 que, gracias a su tamaño y peso reducidos facilita su uso durante los ejercicios.

Además, el terapeuta te ayudará a crear un plan de autogestión. Este plan te explicará lo que debes hacer si tus síntomas empeoran o si tienes signos de una infección respiratoria. El plan de autocontrol describirá lo que puedes hacer por tu cuenta para aliviar los síntomas. También te explicará cuándo debes comunicarse con tu médico o buscar atención de emergencia.

La mayoría de los programas de rehabilitación respiratoria duran unos meses. Para aprovechar al máximo tu programa, se te enseñarán cómo hacer los ejercicios, las tecnicas de respiración y otros cambios en el estilo de vida que tienes que aplicar en casa. Esto también será parte de su plan de autogestión.

 

Técnicas de Conservación de Energía

Una forma de ayudar a prevenir síntomas como la falta de aliento es encontrar formas más fáciles de hacer las tareas diarias. Los programas de rehabilitación pulmonar a menudo te dan consejos sobre cómo puedes conservar tu energía y respirar más fácilmente. Estos consejos incluyen formas para enfrentar algunas tareas de forma diferente, como por ejemplo levantar peso. Dichos movimientos usan energía y tensan los músculos abdominales, lo que dificulta la respiración.

El estrés también puede agotar la energía y hacer que te falte la respiración. Por este motivo muchos programas de rehabilitación enseñan habilidades de relajación y formas de evitar o aliviar el estrés.

 

Técnicas de respiración

Respiración labios fruncidos

Mientras estés en rehabilitación, aprenderás técnicas que pueden mejorar tu respiración. Por ejemplo, puedes aprender a tomar respiraciones más largas, profundas y menos frecuentes. Un ejemplo de este tipo de ejercicio es la respiración con los labios fruncidos.

La respiración con los labios fruncidos disminuye la frecuencia con la que respiras y mantiene las vías respiratorias abiertas por más tiempo. Esto permite que entre y salga más aire de sus pulmones para que puedas estar más activo físicamente.

Para respirar con los labios fruncidos, respira por la nariz. Luego, exhala lentamente a través de los labios ligeramente fruncidos, como si estuviera apagando una vela. De esta forma exhalaras dos o tres veces más lento de lo que inhalas. A algunas personas les resulta útil contar hasta dos al inhalar y hasta cuatro o seis al exhalar.

Otras estrategias de respiración incluyen optimizar la posición de tu cuerpo para que sus pulmones puedan expandirse más cuando inhalas. También puedes aprender a usar tus músculos abdominales para exhalar de manera más efectiva.

Si tienes fibrosis quística u otra afección que está causando una acumulación de moco en las vías respiratorias, se te enseñará cómo suavizar y expulsar el moco. Por ejemplo, puedes aprender técnicas como la fisoterapia toràcica (CPT por sus siglas en inglés) y una respiración más efectiva.

La CPT implica que alguien golpee tu pecho y la espalda una y otra vez con sus manos ahuecadas. Esto suaviza la mucosidad de los pulmones para que puedas expulsarla. También existen dispositivos que te permiten hacer la CPT para percutir tu pecho y espalda suavizando el moco sin ayuda de otra persona.

 

Asesoramiento psicológico y apoyo.

Las personas que tienen enfermedades pulmonares crónicas son más propensas a la depresión, la ansiedad y otros problemas emocionales. Por lo tanto, muchos programas de rehabilitación respiratoria ofrecen asesoramiento psicologico o grupos de apoyo. Si tu programa no lo hace y te sientes deprimido o ansioso, no dudes en conversarlo con tu terapeuta que puede referirte a dichos servicios.

  

¿Qué esperar después de la rehabilitación pulmonar?

Rehabilitación pulmonar

La mayoría de los programas de rehabilitación pulmonar (RP) duran unos meses y, al final de tu programa, te deberás someterte a exámenes y responder varias preguntas. Algunas de estas pruebas, como las de ejercicio, serán las mismas que tenías al inicio de tu programa.

Los datos recopilados al final del programa mostrarán si tus síntomas, nivel de actividad física y calidad de vida han mejorado. Si lo han hecho, tu terapeuta te alentará a continuar tus ejercicios, técnicas de respiración y otros cambios prescritos.

Si tienes poca o ninguna mejora, habla con tu médico. Él o ella puede querer cambiar tu terapia médica. O bien, tu médico podría recomendar más pruebas. Estas pruebas pueden mostrar si tienes otra afección que también debe ser tratada para mejorar tu respiración.

 
¿Cuáles son los beneficios y riesgos de la rehabilitación pulmonar?

La rehabilitación pulmonar (PR) no puede curar tu enfermedad pulmonar o aliviar completamente tus problemas respiratorios. Sin embargo, la rehabilitación respiratoria tiene muchos beneficios. Por ejemplo, puede:

  • Mejora tu calidad de vida.
  • Ayudarte a funcionar mejor en tu vida diaria.
  • Aumenta tu capacidad de ejercicio
  • Disminuir los síntomas de su enfermedad o condición.
  • Ayudarte a controlar la ansiedad y la depresión.

También puedes tener menos problemas respiratorios como resultado de la rehabilitación. Considera que aunque la rehabilitación no mejora tu función pulmonar, te permite aprovechar al máximo la función pulmonar limitada que tienes.

La rehabilitación pulmonar por lo general es segura. Los únicos riesgos están relacionados con la parte de ejercicio del programa. Por ejemplo, la actividad física puede causar lesiones a nivel de los músculos si no se realiza de forma correcta.

Si tienes otro trastorno, como una enfermedad cardíaca, la actividad física puede aumentar tu riesgo de sufrir un ataque cardíaco o arritmia, pero los datos de salud que los encargados de la rehabilitación recopilan al inicio de tu programa y durante la rehabilitación pueden ayudar a prevenir estos problemas.

  

Conclusiones

Como todo tipo de rehabilitación también la respiratoria es una parte fundamental del proceso de mejora de las condiciones del paciente. A ninguno de nosotros le vendría en mente de saltarse la rehabilitación después de una operación o de una lesión muscular, y tenemos que aprender a pensar en estos términos también en caso de afecciones pulmonares. 

Está claro que, sobre todo si no eres una persona activa y eres poco incline al ejercicio fisico, te costará asistir a las sesiones de rehabilitación, pero al final todo es cuestión de vencer el primer impacto y acostumbrarse. Verás que los beneficios no tardarán en llegar.

Publicado el 29/11/2018 por Mauro L. J. Home, Todos los artículos, Oxigenoterapia 0 2524

Deja un ComentarioDeja una Respuesta

Anterior
Siguiente

No hay productos

Estar determinado Envío
0,00 € Total

Confirmar